Propiedades: Con los dólares en la mano se pueden comprar propiedades con 25% de descuento.

Qué hay que saber a la hora de invertir en “ladrillos”.

Cuáles con las variables indispensables y qué se debe mirar para comprar o vender. Las preguntas que cualquier inversor debería responderse antes de mover un solo dólar.

Cuando pensamos en inversión inmobiliaria debemos pensarla de manera similar a una inversión financiera, con la que buscamos la mejor ecuación entre el rendimiento y el riesgo posible, en función a nuestro perfil de inversor. Los argentinos hemos considerado a los inmuebles como una de las inversiones más seguras.

El “ladrillo” ocupa el espacio de la seguridad y de la rentabilidad garantizada, pero esto no siempre es así, ya que la inversión inmobiliaria esta dominada por los ciclos de los mercados y la clave está en identificar en qué mercado entrar, en cuál mantenerse y de cuál salir.

Según nuestros estudios compuestos por mas de 50 variables macroeconómicas y del sector inmobiliario, desde hace algún tiempo observamos que los valores medios de los inmuebles en la Argentina están sobrevaluados en dólares en torno a un 30%, haciendo una simplificación de dos de las principales variables con la que se estima el valor, que son el rendimiento para el inversionista (hoy en activos residenciales no llega al 1% anual neto) y el poder adquisitivo de los potenciales compradores.

En la actualidad, un inmueble estándar cuesta más en dólares en la Argentina que en España y Estados Unidos, cuando en esos dos países el poder adquisitivo es más del doble y hay acceso a créditos hipotecarios a 30 años al 2% y 4% anual respectivamente, lo cual los hace aún más accesibles en dichos mercados.

Otra de las variables importantes a tener en cuenta al evaluar el atractivo de una inversión inmobiliaria es el rendimiento neto anual por alquiler versus el costo de financiamiento, que en la Argentina es negativo, mientras que en los países mencionados es positivo.

En un contexto donde hay una importante volatilidad del dólar y cepo cambiario, el inmueble tiende a bajar y hay argumentos suficientes como para que esto suceda: sobrevaluación, inexistente capacidad de compra, falta de acceso a préstamos y rentabilidad anual muy baja. Sumado a la parálisis del mercado inmobiliario en Argentina, se recomendó vender los activos.

Fuente: Chaco Federal